Cursos, talleres, workshops, espectáculos y conferencias

Infórmate de nuestros talleres...


"METAMORFOSIS DE ARLEQUIN"


Arlequin - Pablo Torregiani
Dirección, dramaturgia e interpretación: Pablo Torregiani


2 de diciembre de 2007
Visita teatral
Mirando desde allá
“Metamorfosis de Arlequín” es el título del espectáculo conferencia que Pablo Torregiani presentó en la clausura de las jornadas, cierre que protagonizó junto con “Maximiliano, diez años después” del grupo de El Séptimo Fuego. En un tiempo en que la palabra metamorfosis está desjerarquizada en virtud del vapuleo de una sociedad que la ha reservada para los cambios que alguien le impone a su aspecto gracias a las tareas de un asesor de vestuario o un simple cirujano, el trabajo despojado de la escena parecía trasladarnos a otro tiempo. Tal como si asistiéramos a la presentación de un comediante del siglo XVI, vimos al actor que llegó a la escena cantando, y las maneras en que cambiaba una y mil veces gracias a la construcción del personaje que se armaba o desarmaba en escena, casi por arte de magia. Siguiendo el hilo de su relato, Pablo recurría la las máscaras de cuero tradicionales elaboradas por los “mascherai” italianos que siguen fieles al oficio, para mostrar la evolución histórica de los personajes. Comenzó por los “zanni”, los sirvientes que hablaban dialecto, llegaban a la gran ciudad movidos por el desempleo y los cambios sociales, y que sólo contaban con su oficio de campesinos y labradores para hacer frente a una nueva vida. Los zanni son los reemplazos de las figuras de los criados tradicionales de la comedia clásica, ya que muestran otra picardía, actúan en su propio beneficio y no como meros confidentes. Recorrió la línea evolutiva de los sirvientes hasta llegar las versiones de Arlequín y sus cambios en diferentes personajes de la Comedia del Arte. Mostró con destreza sus más y sus menos, tanto cuando aparece más etéreo y propio de la estética renacentista, como cuando se lo ve más pegado al rústico tradicional, desenvolviendo las temáticas más instintivas y básicas. La interpretación se realizó en dialectos italianos, lo que a priori podría parecer una dificultad, pero el apoyo en la corporalidad diestra del actor, más la expresividad aguda puesta en juego hicieron lo necesario para rellenar los huecos que se pudieron generar en la interpretación. Para más ayuda, desde la presentación, Pablo realizaba una suerte de traducción sintética del conflicto. Por supuesto que poco podría verse aquí de la improvisación propia de la Comedia del Arte, ya que el trabajo se basaba en la reconstrucción de los personajes tradicionales apoyados en textos también tradicionales, algunos de siglo XVI o XVII, hallados de manera fragmentaria o simplemente citados por otros autores de la época. Convengamos que estos “canovaccios”, tal el nombre de los textos antiguos de la Comedia que eran regularmente como un bosquejo de guión y así se conservan, son solamente una parte de la compleja actividad que tuvieron los grupos de actores profesionales del Renacimiento. Para ellos, la máscara fija de los personajes permitía extremar la improvisación hasta el interjuego infinito de los tipos escénicos que imponía la dramaturgia escrita en el acto mismo de la representación. Como lo hubiera querido Artaud, trescientos años después. Luego presentó la parodia que Arlequín hace de los charlatanes, otras presencias habituales en las plazas de la época, de quienes los actores pretendían distinguirse desde la imitación farsesca: los vendedores de elixires, los mentirosos, estafadores de feria y falsos adivinos. En esta ocasión, quizá la mayor nota mágica haya estado dada por la fascinación que sigue produciendo un efecto carente de todo artificio, de todas las luces modernas y de todos los efectos del maquillaje y sus consecuencias contemporáneas: el simple hecho de que un actor se ubique detrás de una máscara sencilla y se convierta inmediatamente en otro. Otro que no sólo actúa diferente de él, sino que además habla de forma distinta, en otro dialecto, con otra voz y otros juegos, con otros gestos, otros intereses y otro esquema de pensamiento que le sería naturalmente ajeno. Y no solamente eso, sino que -realizado el prodigio- puede simplemente quitarse la máscara y volver a ser el presentador de la historia, que relata con su voz la historia de hace años. Allí reside el truco, y sólo allí. Allí, lo que continúa conmoviendo en el eterno juego del “como sí”. Un muchacho que se define como ítalo argentino se ha puesto en la piel de Arlequín, jugándoles de cerca de los italianos, dueños de una tradición ancestral que les pertenece y de la que hacen gala. Y según la costumbre de la Comedia, un actor es Arlequín hasta el último acto de su vida, hasta que le llegue la ocasión de “pasar la máscara”.

TEATRO DI COMMEDIA

Escuela y Compañía Itinerante Internacional.
Única en toda España con ponente con Título Oficial y formación en las Tres Escuelas más prestigiosas de Italia. Además, varias participaciones Internacionales:

Participación en Festivales como:

Cuenta con máscaras de cuero artesanales
de cada personaje, elaboradas por más de tres mascherai italianos.

Además de dedicarse a la enseñanza, trabaja como actor. No solo en Commedia dell'Arte.

Trabaja en más de tres Compañías Internacionales de Commedia dell'Arte.

Actuaciones en teatros como: Teatro Bellas Artes, Teatro Bulevar, Teatro Alcázar (España); Teatro Brancaccio, Teatro Vittoria, Teatro Globe Theatre de Roma, Teatro La Cavallerizza, Teatro Politécnico, Teatro Studio Eleonora Duse (Italia); Teatro Sha (Argentina); Teatro Sanchez Aguilar (Ecuador); Teatro Terry (Cuba); etc.

Enseñanza a nivel Nacional e Internacional


Espectáculos:

Teatro di Commedia
ha representado sus espectáculos en España, Italia, Cuba, Camerún, Guinea Ecuatorial, Venezuela, Chile, Ecuador y Argentina. Participando en numerosos y prestigiosos Festivales.

Cree en el estudio contínuo, por eso se destaca por tener Título Oficial Nacional y formación en las Tres Escuelas más prestigiosas de Italia.

Desde el primer momento ha contado con máscaras de cuero artesanales de cada personaje, elaboradas por más de tres mascherai italianos.

Además de dedicarse a la enseñanza a nivel Nacional e Internacional, trabaja como actor. No sólo en Commedia dell'Arte. Y no sólo en Teatro di Commedia: también en más de cuatro Compañías Internacionales de Commedia dell'Arte.

Difunde la Commedia dell'Arte, respetando sus orígenes, por varios lugares. Incluso allí donde actualmente es desconocida.

Teatro di Commedia